Loki y la apuesta con los enanos:

Publicado por HEATHENPRIDE , domingo, 22 de enero de 2017 8:08

Todos en la lejana tierra del norte conocen el carácter bromista y tramposo del dios Loki, a veces sus bromas pesadas le llevan a meterse en mas de un lio, del que siempre escapa por los pelos.

En cierta ocasión, por ejemplo, Loki no calculo demasiado bien el alcance de sus bromas pesadas ,esta vez hizo víctima de su perversidad a Sif, la bella esposa de Thor, señor del trueno, a la que, mientras estaba durmiendo,entrando a hurtadillas en su habitacion le corto sin muchos miramientos su hermosa y rubia cabellera.

Cuando Sif se despertó, su desesperación no tuvo limites, ya que los cabellos hermososo de la diosa eran una de las cosas que más orgullo le producía lucir, estaba realmente orgullosa de siu hermosa melena dorada. También a su marido le agradaba mucho su cabellera del color del oro puro . Y por eso ahora temía que el dios no la encontrara tan bella como siempre y lloraba desconsolada en un rincon de su casa.

Al saber Thor lo ocurrido, en seguida imagino que algo tan miserable y retorcido solo podia ser cosa del gamberro de siempre...asi que muy enfadado agarro a Loki entre sus robustas manos dispuesto a destrozarlo. Y si no lo hizo fue porque el audaz ladrón le prometió algo muy solemnemente:

Te juro, Thor, que obligare a los enanos a que ha­gan brotar en la cabeza de tu esposa Sif otra cabellera de oro puro. Sera aun mas hermosa que la que tenia... y no tendras motiv de queja de su hermosura.

Entonces Loki, hubo de esmerarse en cumplir lo prometido, pues sabia que Thor no era precisamente el mas paciente de los dioses, asi, que antes de que estallase su rabia y acabase por romperle la cabeza, salio de Asgard y se dirigió al país de los enanos sin perder un instante.

Y con su habilidad para las tretas y los engaños, no solamente obtuvo lo que se proponía, sino que otros hijos de la raza de los enanos de Ivaldir le construyeron una poderosa lanza llamada Gungnor o Gungnir y un navío magico, el Skidbladnir, que una vez tendidas las velas iba derecho allí donde era preciso que fuese.

Con estos tesoros regreso Loki muy satisfrecho al Asgard, hablando, orgulloso, de las cosas tan maravillosas que sabían hacer los hijos de Ivaldir.Y como siempre, su labia demasiado suelta no tardo en meterle en un nuevo lio.


Trabajando el metal —agregó– no hay quien les iguale. Comparados con ellos, todos los demás herreros son unas nulidades. No hay objetos en el mundo capaces de superar las obras de los hijos de Ivaldir.

Estas palabras fueron oídas por Brok, cuyo hermano Sindre era considerado por muchos como el más diestro trabajador de metales de los 9 reinos. Pero como a Loki no le parecía así, aposto tras una acalorada discusion con Brok a que ni él ni su hermano eran capaces de hacer tres cosas de tanto valor como el cabello de oro, la espada y el barco que le habían hecho los enanos de la estirpe de Ivaldir.

Me juego la cabeza a que no las hacéis, mirad si estoy seguro de que fracasareis! —agregó Loki.

Decididos a ganar la apuesta, Brok y Sindre se encerraron en su forja y se dedicaron a trabajar sin pérdida de tiempo en sus objetos magicos. Lo malo era que casi no adelantaban en su tarea porque el astuto dios Loki, temiendo que resultasen victoriosos, se transformó en un molesto tábano y empezó a importunarlos para que, cansados y rabiosos tras los muchos picotazos del insecto, no pudiesen triunfar y cometiesen algun fallo.

A pesar de ello, ambos hermanos hicieron un resplandeciente anillo magico, un jabalí dorado y un poderoso y terrible martillo de guerra,aunque este ultimo, por culpa de las costantes molestias del dios Loki, quedo con un mango algo corto.

Inmediatamente partió Brok con sus objetos a la corte de Asgard, donde los dioses aguardaban, dispuestos a hacer de jueces y muy ansiosos por ver como terminaba la apuesta. Tomaron pues asiento en sus respectivos tronos, y Odín, Freya y Thor fueron los encargados de juzgar cuales eran los más valiosos regalos.

El astuto Loki se acercó a los jueces y, con zalamera sonrisa, entrego a Odín la lanza Gungnor, asegurandole que con ella seria en mas diestro de los lanzadores ya que jamás erraba el blanco. A Freya le dio el barco. Podía asi navegar por todos los mares y gobernarlo con todos los vientos, obede­ciendo el simple deseo de su dueña. También tenía la virtud de plegarse en muchas dobleces para poderlo llevar en un zurron.

A Thor le entregó con una sonrisa el dorado cabello, que éste colocó en seguida sobre la cabeza calva de su esposa Sif. La cabellera era larga, hermosa y resplandeciente, haciendo a la diosa tanto más bella que antaño, por lo que Thor la miraba embelesado. Y esta cabellera hecho raiz en la cabeza de su esposa, por lo que la diosa ahora tenia cabellos no solo dorados como el oro, sino que su pelo era realmente de oro puro.

Loki rió desdeñosamente y haciendo una reverencia ante los dioses se encaro al enano herrero, y le dijo a Brok:

Ahora, aprendiz de herrero, muestra tú lo que traes, y veamos si pueden competir tus regalos con los que yo he traído. Seguro que no!

El enano se acercó y miro con desden a Loki, mientras cargaba con un arcon con sus tesoros.

Este anillo —dijo, entregándoselo a Odín— tiene la virtud de disipar las tinieblas, ademas, cada nueve dias, de el nacen otros ocho anillos mas.

Luego puso el martillo de guerra en las manos de Thor, diciendo:

Jamás habra un lanzamiento de este mazo que lo hará fracasar. Podrás pegar con el cuantos golpes quieras. Y, aunque lo arrojes muy lejos, siempre volverá a tus manos. También puedes reducirlo de tamaño y esconderlo colgando en tu pecho.

Thor lo alzó, y lo hizo girar alrededor de su cabeza en remolino. Estallaron relámpagos llameantes por todo el Asgard y retumbaron profundos truenos, y se formaron poderosas masas de nubes de tormenta alrrededor... Sin duda, era un arma formidable, con ella, el poder del dios mas fuerte de Asgard no conoceria limites.

Los dioses se acercaron todos a su lado y el martillo empezó a pasar de mano en mano. Coincidieron unánimemente en que era el arma más poderosa que tenían para defenderse contra sus enemigos los gigantes. Con ello, los enanos Brok y Sindre ganaron la apuesta.

Aunque para redondear la victoria, entregaron a Frey el jabali dorado, asegurandole que tiraria tan fuerte de su carro como cuatro caballos, y que ademas, resplandeceria haciendo la nocje dia.

La cabeza de Loki les pertenecía, todos los dioses les declararnn vencedores. Pero Loki estaba realmente enfurecido por la derrota,y por supuesto no tenía la menor intención de permitir que el vencedor cobrara la deuda.

Te daré lo que quieras —dijo a Brok—te colmare de riquezas, a cambio de mi cabeza.

  • No, quiero tu cabeza, que es lo que he ganado —repuso el enano—. No aceptaré ninguna otra cosa a cambio... has perdido y pagaras el precio!
  • Entonces, ven a por ella —le respondió Loki.
Y antes de que pudieran los dioses echarle la mano encima desapareció. Y es que poseía ciertos zapatos magicos que podían transportarle en un instante al otro lado de tierras y mares. Y de esta forma, se esfumo de la presencia de los dioses, dejando a todos con un palmo de narices.

Entonces el enano Brok, muy ofendido le pidió a Thor que le ayudase a encontrarle, y solicitó que se le obligara al escurridizo Loki a cumplir lo prometido.

Thor, comprendiendo que el enano tenía razón y que pese a que Loki habia conseguido reparar el daño de sus bromas, y entendiendo que de no ponerle freno estas seguirian sin fin, decidio ayudar al enano a escarmentar a Loki, asi que, armado con su martillo, salió inmediatamente en persecución del desaparecido dios Loki, no tardando en regresar con él a rastras y arrojarlo ante los dioses.

En cuanto lo vio Brok, quiso cortarle la cabeza en seguida, temiendo que, si esperaba el veredicto de los dioses, Loki le gastaría una nueva treta y de nuevo volveria a escaparse. Pero Loki lo contuvo diciendo:

  • ¡Alto! Mi cabeza puedes cercenarla cuando quieras, pues te pertenece por derecho ya que he perdido mi apuesta. .. Pero ten en cuenta una cosa... ¡ay de ti si llegas a tocarme el cuello!
Nada se había hablado de cuellos en los terminos de la apuesta,asi que legalmente no se podia tocar el cuello de Loki para cobrarse la apuesta en efecto. Y, como la cabeza no se podía cortar de modo alguno sin tocar el cuello, Brok y su hermano tuvieron que darse por vencidos.

Y al marcharse los burlados enanos, se oyó retumbar en los espacios, durante mucho tiempo, la carcajada burlona del desvergonzado Loki.

Sin embargo los enanos reclamaron justicia... y Loki acabo pagando un precio, acabo con su boca cosida, para que no pudiese decir mentira alguna..aunque no tardo en recuperarse y seguir tan gamberro y deslenguado como siempre...


El despertar de Kaira:

Publicado por HEATHENPRIDE , domingo, 15 de enero de 2017 7:47



Eivor habia vivido entre los suyos haciendo honor a su nombre, era un regalo de sabiduria para su gente, habia pasado su larga vida aprendiendo los secretos de las plantas de los bosques, estudiando la naturaleza y como usar los dones que esta ofrece para sanar a las buenas gentes de su aldea.

Asi, todos conocian a la anciana Eivor, y todos la respetaban, era la sanadora, la chamana sabia, y la guia que transmitia al pueblo la voluntad de los dioses, pero ahora, era una mujer ya en el final del camino de su vida, y lo unico que le restaba por pedir a los dioses al final de sus dias, antes de aceptar el descanso que se tenia merecido en la otra vida, era que se le concediese el tiempo necesario para transmitir su sabiduria a su sucesora, del mismo modo en que ella la habia recibido de su antecesora.


Asi, cuando la pequeña Kaira quedo a su cargo, tras el prematuro fallecimiento de su madre al darla a luz, la anciana sabia encontro tiempo para instruirla desde muy pequeña. El carácter de la niña era tal y como su nombre indicaba, pacifica... nunca se alteraba por nada, era sumamente obediente y atenta, y pese a que los demas niños de la aldea la ignoraban en sus juegos porque temian a la “hija de la hechicera”, la pequeña crecia junto a la anciana Eivor, aprendiendo dia a dia, los secretos de su profesion, y la anciana la miraba satisfecha, segura de que pronto, su sucesion estaria asegurada y podria por fin descansar en paz.


Nadie sabia quien habia sido el padre de la pequeña Kaira, su joven madre Liv habia hecho justo lo que su nombre indicaba, dar vida a la pequeña, se dice que en una ocasión, llego a la aldea un hombre fuerte , un gran guerrero según se cuenta, y que la joven muchacha Liv se enamoro de el, dicen que, en la corta estancia en que el guerrero estuvo en la aldea curandose de sus heridas gracias a la mano sabia de Liv y la sabiduria de respaldo de Eivor, ambos jovenes se amaron y de su union, nacio la pequeña Kaira.


El guerrero partio un buen dia, y nunca mas se supo de el, y Liv intento como pudo, continuar su vida, pero los dioses quisieron que entregase su vida para traer al mundo a la pequeña Kaira, asi que, ahora la niña crecia para completar la tarea que su madre no pudo finalizar, ser la nueva sabia de la aldea.

Pero sucedió que un buen dia, aparecio en la aldea una extranjera, era una mujer de edad muy avanzada, vestida de arriba a abajo con ropajes negros y cubierta con un pesado capote oscuro que apenas dejaba ver su arrugado rostro. Skule dicen que se llamaba, y como su nombre daba a entender, era una mujer enigmatica, portadora de un secreto que a todos llenaba de miedo.

Pronto se hizo popular el rumor de que aquella mujer llamada Skule era en realidad una poderosa hechicera, y no faltaron los que empezaron a asegurar que, habia venido para sustituir a la anciana Eivor, que ya en una edad muy avanzada, previsiblemente , entregaria su alma a los dioses en el invierno.



Pero Skule era muy diferente a Eivor...solo se la oia alzar su voz para hacer toda clase de funestos presagios , señalando con su huesudo dedo a cualquier cosa o lugar, y indicando que tal o cual suceso era sin duda el presagio de una calamidad aun por suceder...De este modo, con Eivor ausente, y la joven Kaira aun demasiado niña para que nadie la tomase en serio, todos empezaron a sentir un miedo reverencial por la hechicera Skule, a la que todos apodaban mörk skugga, es decir, sombra negra, o sencillamente, la agorera.

Arnbjörk habia crecido en la aldea, era una muchacha amable con todos, y era hermosa, su padre habia sido un antiguo huskarl del jarl local, ahora, ya anciano, disfrutaba de los ultimos dias de compañia de su hermosa y amorosa hija, a la que habia puesto el nombre de ”proteccion del aguila”, en memoria de las valkirias, que segun el, le habian protegido en la batalla y le habian permitido llegar a viejo. El anciano y su esposa disfrutaban de los ultimos dias en compañia de su hija, pues esta se iba a casar pronto, con un joven muchacho de su misma edad, de buena familia , llamado Goran.

La pareja era feliz, y todos estaban contentos de que pronto se uniensen en matrimonio, hacian una hermosa union, ella era una chica dulce y amorosa con todos, el, un muchacho trabajador como pocos, pese a que su nombre , Goran no fuese mas que un indicativo de su linaje sencillo, de campesinos.

Kaira estaba contenta, conocia a la hermosa Arnbjörk desde muy pequeña, era una de las pocas personas de la aldea a las que no parecia importarles en absoluto que ella fuese la aprendiz de Eivor, siempre tenia una palabra amable para la pequeña cada vez que se cruzaban.

Asi, la joven pareja empezo a hacer los preparativos para su pronto casamiento, en la epoca de las primeras cosechas, presentaron grano en el altar de Frey... pero quiso la fatalidad o la simple casualidad, que las ardillas famelicas, descendiesen en la noche hasta el altar y se comiesen todos los granos de la ofrenda.

Entonces aparecio ella, Skule, y en presencia de todos, señalo a la joven pareja que habia acudido al altar al enterarse de que su ofrenda habia sido devorada por los roedores , y lanzo un negro presagio como era su costumbre.

-Las alimañas han devorado lo que presentasteis ante los dioses!...esto no es una buena señal!, Frey no bendecira vuestros campos con abundancia, si no le habeis honrado como merece!... 

Y diciendo esto, desaparecio de la vista de todos, con paso lento, observando complacida, como el miedo a sus presagios negros, amedrentaba a todos, y nadie osaba interponerse en su camino.

La joven pareja quedo muy asustada, y asi, pasaron largos dias temiendo que, tal y como la hechicera habia dicho, los dioses no les fuesen propicios y su union no fuese agradable a la vista de los dioses.

Pasados unos dias, acudieron a ofrecer ante los dioses un nuevo intento de agradarles, y dejaron ante el altar de Frey y Freya un cesto cargado de fruta madura, pero, una vez mas, los animales del bosque, en este caso, jabalies salvajes, acudieron y devoraron todos los frutos.

Y como era de esperar, volvio a aparecer ella, la anciana agorera Skule, para indicar con su dedo acusador, que como , una vez mas los dioses no habian recibido tributo adecuado, lo mas sensato era olvidarse de los planes de boda, pues era obvio que los dioses no aprobaban la union de los dos jovenes.

Eivor y la jovencita Kaira observaban lo sucedido, y aunque a la pequeña le entristecia sobremanera la crueldad de aquella anciana hechicera, llenando de temores a la joven pareja casadera, y hubiera deseado hacer algo, la anciana Eivor, le indicaba que la hora aun no habia llegado, que los dioses le dictarian el momento adecuado, y que habria de hacerse en el momento preciso.

Mientras, Goran que amaba desesperadamente a su joven prometida no se resignaba a perderla. Asi que, acudio a la cabaña de la anciana hechicera Skule y le entrego una fuerte suma de plata a cambio de que le entregase una ofrenda que los dioses considerasen digna... La anciana sonrio, y le entrego un gallo negro, que el muchacho corrio a ofrecer en el altar de los dioses...pero una vez mas, un zorro descendio en la noche y encontro en el gallo atado de alas y patas, sobre el altar, una buena cena.

La anciana agorera, volvio a reafirmarse en sus negros presagios, diciendo que si los dioses no aceptaban ninguna ofrenda,ella nada podia hacer por la pareja... y el joven Goran no encontro valor para reclamarle la plata que le habia entregado... Con todo, pasaron los dias, y al fin, llego el dia de la union, pues, con o sin negros presagios, todos en la aldea les animaron para contraer matrimonio... pues decian que gozaban del aprecio de todos, y si las cosas venian mal dadas, no les faltarian amigos que les diesen apoyo.

Sin embargo, la pequeña Kaira no estaba para muchas celebraciones, la noche antes de la boda, por fin la anciana Eivor entrego su alma a los dioses. Y como si presintiese que no estaria presente en el dia mas feliz de la joven pareja, llamo a la pequeña la noche antes, y despidiendose de ella, con todo el afecto del mundo, le hizo un ultimo encargo.

-Mañana te estare observando desde la otra vida, estare a la diestra de Eir, la gran sanadora, y mirare orgullosa como por fin reclamas el lugar en el mundo para el que tanto tiempo te he estado preparando...por eso, olvidaras tu dolor, mi marcha es algo que los dioses han retrasado demasiado tiempo... ya todo te he enseñado y no hay pues dolor en que al fin descanse al lado de los dioses... pero tu, tu has de presentarte en la boda, con tus mejores galas, y has de sonreir y desear paz y prosperidad a la joven pareja, tal y como yo hubiese hecho... y cuando aparezcan las sombras... los dioses te dictaran como alejarlas, en su momento justo, sabras como, donde y cuando!. 

Asi Kaira obedecio el ultimo ruego de su maestra... y con su capote cubriendole la cabeza, y portando el cayado de la anciana Eivor en su mano diestra, y el tambor ritual en la zurda, acudio a la aldea, y como todos, se situo a un lado del altar de los dioses, donde la joven pareja pronunciaria los votos de union ante los dioses.

Entonces, sucedio que ante los ojos de todos , dos cuervos negros se posaron sobre las estatuas de Freya y Frey... y una vez mas, la sombra negra de Skule volvio a atormentar a todos los presentes:

-Ya veis... solo las alimañas carroñeras se presentan ante vosotros!!..¿¿que ha de ser de vuestra union sin el apoyo de los dioses??...¿que ha de ser de vuestro futuro sin su bendicion?. 


Y para empeorar aun mas las cosas, el cielo que hasta entonces estaba claro, empezo a encapotarse y empezaron a caer frias gotas de lluvia y al cabo de un rato , la lluvia se comvirtio en un poderoso aguacero...

Skule seguia escupiendo negros augurios, vaticinando un mar de lagrimas para la pareja, tan copioso y grande como aquel aguacero...


Entonces la pequeña Kaira lo sintio...era como un calido susurro en su interior, como si la voz amorosa de la anciana Eivor la llamase y le susurrase al oido... ”adelante pequeña...ahora es tu momento!”.

Se planto en el centro de la reunion, justo ante el altar de los dioses y ante la presencia de la joven pareja y de la hechicera Skule, y golpeando con fuerza con el baston de la anciana Eivor en en suelo, hasta que consiguio clavarlo erguido en el barro, comenzo a golpear con su mano el tambor ritual, mientras cantaba con voz potente ante todos para que todos los reunidos la oyeran:

Huye de nosotros , mörk skugga,
llevate contigo tus malos augurios
muerdete tu sucia lengua , agorera
pues he llegado a esclarecer 
he venido a disipar tus nubes negras de tormenta!.
marchate lejos...agorera!

La anciana Skule la miro amenazante y empezo a vociferar que no escuchasen a aquella pequeña, que ella era la voz de los dioses, y que solo ella podria interpretar sus designios... pero la pequeña Kaira seguia cantando, golpeando ritmicamente su tambor...

Primero ofrecisteis grano fresco
y descendio a por el Ratatosk 
y a todos los nueve mundos del Ygdrassil
llevo del casamiento la buena nueva...

La anciana Skule espumeaba de rabia, y maldecia a todos por igual, a la pequeña Kaira, a la pareja, a todos los presentes … ella era la unica que podia interpretar a los dioses!...pero la pequeña Kaira, seguia cantando y danzando, golpeando su tambor muy contenta...

Luego ofrecisteis frutos maduros
una ofrenda de los bienes de la tierra
y acudieron a tomar posesion de ellos
Syr y Gullinbursti, los cerdos sagrados
que aceptaron felices la ofrenda
ante el altar de Frey y Freya!

Poco a poco, muchos empezaron a asentir con su cabeza,y a ahogar con sus clamores a los dioses las protestas cada vez mas elevadas y los oscuros presagios de la hechicera...mientras, la pequeña continuaba bailando, y invitando a unirse a la danza a la joven pareja.

Luego, la mano negra de la hechicera
entrego un gallo negro para la ofrenda
pero solo Loki se digno a recojerlo
como un viejo zorro astuto
y corrio a avisar a los dioses 
de lo que aqui ocurre y de la afrenta...

Y ahora la anciana Skule intento golpear a la pequeña Kaira con su cayado...pero Goran paro el golpe y la derribo al barro del suelo...mientras todos la miraban con desprecio y la lluvia torrencial caia sobre ella... Asi, la pequeña continuaba con su danza y cantando mientras ya la novia danzaba tambien con ella.

Ahora te aconsejo que te vayas lejos
mörk skugga, escucha al señor de la tormenta
pues es el mismo Thor quien promete su bendicion
a la pareja casadera, no faltara la lluvia fresca
para regar el grano en sus tierras
no habra lagrimas, sino jubilo en la cosecha!

La anciana hechicera se levanto del suelo, y hecho a correr... todos se apartaron de su camino, mientras escuchaba tras de si, el eco de la voz de la pequeña, que acababa su cancion y su danza, elevando la voz entre la tormenta.

Finalmente, descienden los cuervos de Allfather
a el subiran a contar todo lo que aqui suceda
y a el daran cuenta de las promesas de amor
y tambien de tus amenazas a la joven pareja
ante el responderas por tus actos y tus presagios
mörk skugga, adios para siempre Agorera!

Y asi, entre grandes cantos y danzas, la joven pareja se unio ante los dioses, y la pequeña Kaira, empezo a ser reconocida como guia en toda la aldea...Dicen que con el tiempo, llego a ser mas famosa y conocida por su sabiduria que su maestra, la anciana Eivor...que sonreira satisfecha mirandola al lado de Eir... y tambien libres de presagios oscuros, dicen que vivieron largos años de felicidad con muchos hijos, la joven pareja...

En cuanto a Skule... mörk skugga...¿¿a quien importa que fue de ella??... al fin de cuentas, nadie hecha de menos los malos presagios, nadie quiere en su vida, sombras negras.

El lobo ingrato y el cuervo: Fabula tradicional alemana:

Publicado por HEATHENPRIDE , domingo, 8 de enero de 2017 12:20

Un fiero y tremendamente arrogante lobo estaba, en cierta ocasión tumbado bajo un arbol en un frondoso bosque en las tierras del norte, se estaba dando un buen festin, devorando una deliciosa liebre, la ultima presa que acababa de cazar.
Tenía tanta hambre y era tan gloton,que empezo a comer a toda prisa, temiendo que otro lobo mas fuerte le arrebatase la comida. Comia con tanta ansia, que sin darse cuenta metió demasiada carne de un solo bocado en la boca y se atragantó con un fino hueso que se le clavo en la garganta.
Empezó a saltar aullando de dolor, a dar vueltas sobre si mismo, a toser y a tener arcadas, pero fue incapaz de vomitar el pedazo de hueso… Era imposible sacarlo de donde se habia quedado clavado: el hueso estaba encajado en su garganta y no podía quitárselo de ninguna manera por mas aspavientos que hacia. Incluso probó a meter su propia zarpa dentro de la boca, pero sólo consiguió hacerse heridas al hurgar con las uñas y se le irritó el paladar todavia mas.

¡Estaba agobiadísimo y el dolor era cada vez mas intenso! Casi no podía tragar y hasta respirar empezaba a costarle y el dolor era insoportable cuanto mas se movia y meneaba de un lado a otro su cabeza ¿Qué podía hacer…?
Un cuervo negro como la noche estaba posado en su atalaya en una rama, y le miraba desde hacia un buen rato desde lo alto de un árbol. Viendo que el lobo estaba desesperado y hacia unos movimientos rarisimos , decidio descender volando y posandose a cierta distancia ,se interesó por él.
¿Qué te pasa, lobo? ¡No haces más que quejarte y emitir gruñidos!
Lo estoy pasando muy mal cuervo. Tengo un hueso clavado en la garganta y casi no puedo respirar, cada vez se esta clavando mas y no soporto el dolor. ¡No sé cómo sacármelo!
Yo podría librarte de ese hueso que te causa tanta angustia lobo, porque tengo un pico largo y cierta habilidad para llegar a sitios dificiles con el, pero hay un problema para prestarte mi ayuda y es que, siendo yo un cuervo y tu un lobo cazador, no confio en ti… ¡Tengo miedo de que me comas!
El lobo nego con la cabeza,por primera vez en todo el angustioso rato que llevaba sufriendo, se sintio esperanzado, asi que comenzó a suplicar al cuervo que le prestase ayuda. ¡Incluso agacho su cabeza y prometio no atacarle, algo que por fuerza hubo de ser muy humillante para un animal tan fuerte y orgulloso como el era!.
¡Te ruego que me ayudes, de lo contrario me morire de hambre al no poder comer! ¡Prometo no hacerte daño! Soy un animal salvaje y temido por todos, pero siempre cumplo lo que he prometido, no te hare daño alguno. ¡te doy mi palabra de señor de este bosque!.
El cuervo no podía ocultar su nerviosismo y se lo penso con cierta calma, golpeando con su pata el suelo. ¿Sería seguro fiarse del lobo que tantos animalitos habia devorado sin pensarselo dos veces…?  No lo tenía nada claro y se quedó pensativo decidiendo qué hacer, para desesperacion del lobo, que no podia hacer otra cosa que mostrarse sumiso para intentar comvencerle. El lobo estaba realmente mal, y el cuervo seguia sin decidirse, mientras el enorme lobo, gemía y lloraba como un cachorro. El cuervo, que comprendio que ni siquiera la peor de las alimañas merecia morir de hambre, miro al lobo y se acerco poco a poco, aunque le costaba confiar en un animal tan peligroso, al final cedió.
¡Está bien lobo, voy a ayudarte! Confiaré en ti, aunque solo sea por esta unica vez. Túmbate boca arriba y abre la boca todo lo que puedas. Y por lo que mas quieras....no solo por mi...quedate quieto...muy quieto.
El lobo se acostó mirando al cielo con la boca abierta, y el cuervo despacio, y con cuidado, colocó un palo sujetando sus enormes mandíbulas para que no pudiese cerrarlas. Y ya con todo dispuesto, se dispuso a retirar el hueso.
Y ahora, no te muevas, ten calma y todo sera cuestion de minutos. Esta operación es muy delicada, pues he de tener cuidado para retirar el hueso en un solo tiron rapido, y, si no sale bien porque te has movido, puede ser peor el remedio que la enfermedad.
Obedeciendo la orden del cuervo, el lobo se quedó muy quieto, a fin de cuentas, ¿¿que otra opcion tenia?? y asi el ave metió e la cabeza dentro de su garganta y asi se quedo buscando el hueso. Le costó un rato pero, afortunadamente, consiguió localizar la astilla de hueso clavada y pillarla con su pico, y de un solo tiron, la extrajo con mucha maña. Después, retiró el palo que mantenía abierta la boca del lobo con su pata y a toda velocidad, por si acaso, voló lejos del animal, que rugio del dolor al retirarle el hueso, asi que el cuervo se apresuro a escapar de su alcance y a refugiarse en su nido.

Pasado un tiempo, el cuervo volvió a volar a los dominios del lobo y le encontró muy concentrado, tumbado exactamente bajo el mismo arbol de la ultima vez, devorando otro gran pedazo de carne, por lo visto, algun animal con poca suerte, habia vuelto a servirle de merienda. Se posó cuidadosamente sobre una rama alta cerca de el y llamó con un graznido la atención del lobo
Hola, amigo lobo!… ¿Qué tal te encuentras?
Como ves, me encuentro muy bien y en plena forma, estoy perfectamente recuperado.
Te diré una cosa , y que quede asi entre nosotros dos… El otro día, te salve la vida y ni siquiera me diste las gracias por el favor que te hice. No es por nada, no pretendo ser aprovechado ni vanidoso, pero creo que además de tu reconocimiento, me merezco un premio por mi trabajo. ¿No te parece?
¿Un premio dices? ¡Deberías estarme mas que agradecido porque te perdoné la vida! ¡Eso sí que es un buen premio para ti!... Seguro que el pato que estoy merendando hubiese aceptado mucho menos... un segundo o dos de ventaja le hubiesen parecido un premio muy generoso!
El lobo, después de soltar estas palabras con un tono bastante descortés, gruño y miro con desprecio al cuervo, como diciendole que se apartase de su vista, y sin mas, siguió a lo suyo,olvidando al cuervo que le había salvado la vida.
El cuervo se alejo , pensando en que de desagradecidos esta el bosque lleno, pero que tarde o temprano, le haria pagar al lobo su desprecio.
¿Ah, sí, esa es toda la gratitud que merezco? ¿Eso crees despues de que me jugase la vida por ti? Eres un desagradecido y el tiempo te hara pagar tu desprecio, tarde o temprano, sucedera algo que me dará la razón. Quizá algún día, quién sabe cuándo, vuelva a suceder algo que te ponga en un serio apuro y te aseguro que no vendré a ayudarte. Entonces valorarás todo lo que hice por ti y ya sera tarde. ¡Recuerda lo que te digo, lobo ingrato!
Y sin decir nada más, el cuervo volo lejos, pero se cuido mucho de contar lo sucedido a cuantos animales quisieron escucharle... Y con el tiempo, sucedió que llegaron al bosque los cazadores humanos, y todos los animales del bosque lo notaron pronto, pues la voz corrio de un lado al otro del bosque, y todos huyeron en busca de refugio...solo el lobo, dormido bajo su arbol con la panza llena, no recibio aviso alguno... y cuando quiso darse cuenta del peligro, tenia encima a todos los cazadores y una jauria de perros tras de el...
Quiza con suerte, escapo por los pelos... queramos creer que si, y quiza tambien, aprendio una valiosa leccion, la gratitud es un bien muy preciado, y es la primera piedra que construye la mejor de las fortalezas... pues como bien dice un refran de las tierras del norte :

Quien sabe mostrarse agradecido, tiene mil amigos... y quien tiene amigos, tiene a su lado la mejor de las defensas”.

Snegurochka.:La bendicion de la dama Blanca (Adaptacion de una leyenda popular Eslava)

Publicado por HEATHENPRIDE , viernes, 6 de enero de 2017 2:58




Dicen las antiguas leyendas que aun se cuentan en la lejana tierra Eslava que hace muchos años vivían en los lindes del frio bosque  un leñador y su esposa, ambos  de edad muy avanzada. Eran pobres y por capricho de los dioses no tuvieron hijos. El anciano leñador  cortaba viejos troncos en el bosque y los llevaba a la ciudad para vender la leña a gente rica que pagaba por los fardos para calentar la chimenea o la cocina, de esta manera se ganaba la vida. A medida que envejecían se volvieron más solitarios y más tristes , ahogados por la pena de no tener hijos.

—Cuando estemos tan viejos que ya no podamos trabajar. ¿Quién cuidará de nosotros? —La esposa le decía de vez en cuando al anciano leñador entre sollozos.

—No te preocupes, amor. El gran padre de todos no nos abandona. Él vendrá en nuestra ayuda en su momento—, respondió el anciano, y pese a que intentaba sonar convincente, a veces hasta el mismo dudaba de que eso llegase a suceder.

Un día, en pleno invierno, se fue como cada amanecer  al bosque a cortar leña y su esposa fue con el  a ayudarle. El frío era intenso y ellos estaban casi congelados, pese a todo, no pararon de trabajar duro para reunir un buen fajo de leña .

—No tenemos ningún niño al que criar.... el sabio padre no ha querido darnoslo!—, dijo el leñador a su esposa. —Vamos a hacer una pequeña “snegurochka”para divertirnos—

Ellos empezaron a rodar las bolas de nieve juntos, y en poco tiempo, sucedio  que habían hecho una “snegurochka ”, una hermosa figura de nieve, con forma de muchacha,  tan hermosa que parecia hecha de marmol blanco. El viejo y la vieja, la miraron  y pensando en la hija que nunca tivieron, se abrazaron y se pusieron aún más tristes.

—Si el buen padre de la Luz  nos enviara una niña para compartir nuestra vejez, que feliz seria!—, Dijo la anciana con un suspiro!.

Pensaban en ello y su deseo de tener un hijo al que amar, se hizo tan fuerte que de repente, los dioses se conmovieron y  sucedió que decidieron conceder a la anciana pareja, aquello que tanto anhelaban.

 Miraron los ancianos  a su doncella de nieve, y se asombraron de lo que vieron suceder ante sus ojos. Los ojos de la doncella de nieve se abrieron y  brillaban hermosos como dos estrellas , una diadema tachonada de piedras preciosas y perlar  brillaba como el fuego en su cabeza de rubios cabellos , una capa de brocado cubría los hombros de la muchacha, botas bordadas aparecieron en sus pies y un fino vestido de raso blanco cubria la hermosa figura de la muchacha.

Los dos ancianos miraban estupefactos como aquella doncella que parecia resplandecer como el amanecer, tomaba vida y no creian  en lo que veian ante sus ojos. Entonces  una sonrisa se abrió paso separando los labios rojos de la Snegurochka; que tendiendoles su mano tembló, miró a su alrededor, y dio un paso adelante.

La pareja  se quedó casi paralizada, pensaron que estaban soñando y que aquello no podia ser real. Poco a poco Snegurochka se acercó a ellos y dijo:

—¡Buenos días, queridos padres!, no se asusten! Seré siempre una niña buena para ustedes, yo sere la alegría de su vejez. Me honraran  ustedes como padre y madre??.

—Mi hija querida, que sea como deseas!!!, —respondió el viejo leñador—. Ven a casa con nosotros, nuestra ansiado niña!— Le tomaron las manos blancas y la sacaron del bosque. Y se dice que todos los animlitos del bosque salieron a despedirla a su paso.

Mientras caminaban, los pinos se balanceaban de un lado a otro, diciendo adiós a Snegurochka, con su murmullo de hojas al viento le deseaban un buen viaje, y una vida feliz.

La pareja de ancianos llevaron a Snegurochka a su choza de madera, su isba, una casita sencilla y muy humilde, y ella comenzó asi  su vida con ellos, ayudándoles a hacer las tareas en la casa con dedicacion y mucha humildad . Ella siempre fue muy respetuosa con sus ancianos padres, nunca los contradijo en nada, y no pudieron ellos dejar de alabarla lo suficiente por ser una hija dulce y dedicada a sus padres, no se cansaban de mirarla, ella era tan buena y tan hermosa.

Snegurochka, sin embargo era reservada y muy callada, y esto preocupaba sus padres adoptivos. Ella no acompañaba  a las otras muchachas de la aldea en todas sus conversaciones y su carita estaba siempre pálida como la nieve, tan pálida que no parecía que ella tuviera una gota de sangre en su hermoso cuerpo, pero, a la vez sus ojos brillaban como estrellas pequeñas y sus largos cabellos eran finos y brillantes como oro puro. Y su sonrisa! Cuando sonreía se iluminaba la isba como si toda la casa resplandeciese como plata pulida.

Vivieron juntos los tres y fueron felices en su vida sencilla y paso el tiempo. La pareja de ancianos no pudieron regocijarse lo suficiente en su pequeña hija, don de los dioses...era la hija perfecta que todo padre o madre desearia tener.

Un día, la anciana madre dijo a Snegurochka: —Mi hija querida, ¿por qué eres tan tímida? ¿Por qué no buscas nunca la compañia de amigos?, siempre entregas todo tu tiempo en estar con nosotros, los viejos, debe ser pesado para una joven tan bella. ¿Por qué no sales y juegas y haces amigos, y ves a otra gente? Una jovencita  no debe pasar todo su tiempo con nosotros, no a tu edad.

—No tengo ningún deseo de salir, madre mía, —respondió Snegurochka—. Estoy feliz aquí. Estoy justo donde deseo estar!

Los festejos de la cosecha llegaron. Las calles estaban llenas de paseantes, y la aldea se alegraba con cantos desde la mañana temprano hasta tarde en la noche. Snegurochka, vio los festejos a través de los cristales de las ventanas mientras hacia las tareas de la casa. Vio la alegria afuera y el bullicio de las gentes celebrando… y, finalmente, no pudo resistir más, le dio a sus padres un beso , se puso el capote , y salió a la calle para unirse a la multitud.

En el mismo pueblo donde ella vivía, habitaba tambien una joven llamada Kupava. Ella era una verdadera belleza, como las cejas oscuras como las alas del cuervo, piel blanca como la leche, labios arqueados y rojos como una manzana madura, y sus cabellos eran brillantes y oscuros como el azabache. Era hermosa... y lo sabia.. y con frecuencia, el exceso de hermosura, trae la vanidad.

Un día, poco despues de los festejos, un rico comerciante paso por la ciudad a ofrecer sus mercancias a los mercaderes locals. Su nombre era Mizgir, y él era joven y alto, y tambien un hombre guapo y de buena posicion. Vio a  Kupava charlando en medio de las demas muchachas y a ella le gustó notar que habia captado su atencion. Kupava no era para nada tímida,, consciente de que su belleza atraia a los hombres como la miel a las moscas,  era insolente y nunca rechazó una invitación a pasear de ningun muchacho, aunque despues les dejaba plantados tras tontear con ellos y aceptar todos los presentes con los que intentaban conquistarla.

Mizgir se detuvo en la aldea por unos dias, y como era costumbre, habria llamado a todas las jóvenes de la aldea,y siguiendo la antigua tradicion, una a una, les dio los frutos secos y pan de especias, y tambien siguiendo la tradicion, eligio a la doncella mas hermosa, dandole una saquita de higos dulces, asi, el mercader bailó con Kupava. A partir de ese momento, ya  nunca abandonó la ciudad, y, debe decirse,que  pronto se convirtió en el  amante de Kupava, que dado su caracter frivolo, fingio interes por el, y se dejo obsequiar con muchos caprichos caros con los que el mercader no paraba de regalrla. Kupava se comvirtio en poco tiempo en la muchacha mas rica  de la ciudad, paseándose en terciopelos y envuelta en  las sedas y telas mas caras, y se divertia en festejos sirviendo vinos dulces a los jóvenes y las doncellas mas frivolos y descarados de la cuidad...

El primer día que Snegurochka salio de casa, paseaba por  la calle,y en un encuentro casual conoció a Kupava, que, viendola bella, quiso unirla a su cortejo frivolo, aso que le presentó a todos sus amigos. A partir de entonces Snegurochka salió con más frecuencia y conocio a  los otros jóvenes de la aldea.

 Un muchacho de origen muy humilde, un pastor, le agradó mucho, justo porque era todo lo contrario que todos los demas muchachos de la aldea, trabajador y dedicado, y desde luego, lejos de la vanidad de los seguidores de Kupaba. Se llamaba Lel. Snegurochka no tardo en descubrir que el caracter reservado de aquel muchacho le gustaba demasiado, y a el tambien le agrado aquella muchacha hermosa, tan timida, asi que, pronto  se convirtieron en inseparables. Siempre que las chicas salían a pasear y cantar, Lel corría a la  isba de Snegurochka, toca  con los nudillos en la ventana y le decía: —Snegurochka, luz del amanecer, ven y únete a la danza.— Una vez que se presentaba, nunca se separaban y pronto todos aceptaron que eran pareja, aunque ellos nunca habian hablado de formalizar su union, sencillamente, eran como dos pajarillos que disfrutaban el uno al lado del otro.

Un día Mizgir llegó a la aldea, rodeado como siempre de muestras de su riqueza, y acudio a la la plaza , para encontrarse con sus socios, asi, se sento en un banco en una taberna al exterior, tomando vino, mientras las doncellas bailaban felices en la calle. Se unió con Kupava e hizo reír a todos con ingeniosos chistes y ocurrencias. Se dio cuenta entonces de que  , en medio de todas aquellas doncellas,  Snegurochka resplandecia como el sol y ella le gustó, era tan pálida y tan bonita! A partir de entonces Kupava le pareció demasiado oscura y demasiado pesada y frivola, pese a que el la colmaba de presentes, se decia de ella que no dudaba en entregar sus favores a capricho a cualquier muchacho que le agradase. Pronto la encontró desagradable y empezo a distanciarse de ella. Las peleas y escenas en publico estallaron entre ellos y Mizgir dejó de verla y asi, la fama de Kupaba decayo tan rapido como habia subido..

Kupava estaba desolada y no comprendia aquel desplante, pero ¿qué podía hacer? Uno no puede por favor o por la fuerza revivir el pasado , ni puede obligarse a nadie a amar a quien no desee! Ella notó que Mizgir a menudo regresaba  a la aldea e iba a la casa  humilde de los padres ancianos de Snegurochka. El rumor no tardo en brotar de las malas lenguas, asi que la dspechada Kupava se entero de que Mizgir  había pedido la mano de Snegurochka en matrimonio.O eso era lo que todos comentaban en la aldea.

Cuando Kupava supo esto, su corazón se estremeció y se volvio una mujer rencorosa y llena de odio. Corrió a la isba  de Snegurochka,y delante de sus padres le reprochó, la insultó, la llamó víbora, una traidora, hizo una escena tan desagradable  que varios vecinos acudieron para obligarla a irse...la pobre Snegurochka

—Iré a reclamar justicia al zar!—, Gritó amenazando con el puño cerrrado. —No voy a sufrir esta deshonra , ni voy a permitir que una campesina se burle de mi. No hay ninguna ley que permita que un hombre se comprometa publicamente  con una doncella para luego tirarla a un lado como un trapo inútil!, hare valer mis derechos y pagareis por vuestra traicion —

Así Kupava fue a la cirte del  zar para pedir su ayuda contra Snegurochka,ante  quien insistió en que   la muchacha habia hechizado a su prometido y le habia transformado en su amante.

 El poderoso Zar Berendei gobernaba  por entonces ese reino, era un zar bueno y amable que amaba la verdad y la justicia por encima de todo  y velaba por todos sus súbditos. Escuchó a  Kupava y ordenó que llevasen a  Snegurochka ante él.

Los enviados del Zar llegaron  a la aldea con una proclama ordenando a Snegurochka que les acompañase por su propia voluntad o la fuerza si no queria,  para comparecer ante su señor.

—Buenos súbditos del Zar! Escuchad bien y indicadnos donde vive la soltera doncella Snegurochka. El Zar la cita a ella para comparecer a su juicio! Permitamos que se prepare a toda prisa! Si ella no viene por su voluntad, la llevaremos por la fuerza!

Los antiguos leñadores se llenaron de temor, ni uno solo de ellos tenia queja de aquella muchacha tan dulce y reservada, es mas, siempre habian obtenido una palabra amable o su ayuda cuando la necesitaron, asi que, ni uno solo entendio que mal podria haber hecho aquella hermosa muchacha. Pero la palabra del zar era ley. Ellos ayudaron a encontrar la casa de los leñadores y aun con pesar. convencieron a sus desolados padres para  hacer preparar a Snegurochka sus cosas y decidieron acompañara, para presentarse ante el zar.

 El Zar Berendei vivía en un palacio magnífico, con paredes de roble macizo y puertas de hierro forjado tachonadas en plata, una gran escalera de marmol  condujo a la muchacha a las grandes salas donde las mas trabajadas alfombras cubrían el suelo y los mas elaborados tapices cubrian todas las paredes y los guardias estaban  vestidos con  tunicas decoradas con lujo . Todo el amplio patio estaba lleno de gente.

Una vez dentro del suntuoso palacio, se quedó asombrada la pareja de ancianos y tambien la palida y timida Snegurochka. Los techos y arcos del salon estaban cubiertos de pinturas, los trofesos mas  preciosos alineados en las estanterías, a lo largo de las paredes, y a ambos lados de la sala habia bancos cubiertos con alfombras y brocados, y en estos bancos estaban sentados los boyardos con sombreros altos de piel de oso con adornos de oro. Los músicos tocaban musica exquista para entretener la espera. En el otro extremo de la sala, el zar Berendei aparecio al fin, y pese a ser un hombre de mediana edad se mantenía erguido en su trono dorado y con dos leones esculpidos a cada lado. Alrededor de él había guardaespaldas vestidos con caftanes blancos como la nieve, portando escudos dorados y lanzas .

La barba blanca del Zar Berendei era tan larga que caía hasta  tocar su cinturón. Su sombrero de piel era el más alto y estaba decorado con pedreria, su caftán de brocado precioso estaba bordado con joyas y con oro. Y sus manos estaban repletas de anillos de oro puro.

Snegurochka estaba asustada, ella no se atrevía a dar un paso al frente,  ni a levantar los ojos para mirar al señor de aquel reino.

 El Zar Berendei le dijo: —Ven, doncella, acércate, aproximate Snegurochka. No tengas miedo, responde mis preguntas con sinceridad y nada has de temer. ¿Tu cometisteis el pecado de separar dos amantes prometidos en matrimonio, después de que este hombre robara el corazón de su amada Kupava? ¿Tu coqueteaste con él con la intención de casarse con él? Asegúrate de que me digas la verdad!, pues hay una grave acusacion sobre ti, y no deseo ser injusto contigo.

Snegurochka se acercó al Zar, hizo una profunda reverencia,y con humildad, agacho la cabeza y  se arrodilló ante él, y dijo la verdad, que no tenía la culpa de que aquel mercader tan poderoso se encaprichase de ella,y que no habia cometido pecado alguno ni en el cuerpo, ni en alma, es cierto que el comerciante Mizgir la había pedido en matrimonio, pero ella se había negado a dar su mano.Pues de todos era sabido que, aunque aun no habia formalizado relaccion con el joven Lel, todos en la aldea les consideraban la mas feliz de las parejas y daban por hecho que ambos jovenes se amaban.

 El Zar Benendei miro compasivo a  Snegurochka y  tomó las manos blanquisimas de la muchacha  para ayudarla a levantarse, la miró con calma a los ojos y dijo: —Veo en tus ojos, niña hermosa, que dices la verdad, que esta acusacion que sobre ti pesa, es un embuste y  en ningun caso es tu culpa. Regresa  a casa ahora en paz y no te molestare mas!

Y el Zar dejo salir a Snegurochka con sus padres adoptivos, y todos en la aldea alabaron la justicia del buen zar... y suspiraron felices y aliviados..

Cuando Kupava se enteró de la decisión del Zar se volvió loca de dolor y estallo de ira . Ella rasgó su sarafan, una prenda delicada y cara, que su anterior amante le habia obsequiado, rompióde un tiron  su collar de perlas de su cuello blanco,, salio  corriendo de su isba y se dice que desaparecio de la aldea...

Dicen que acudio al poder de una malvada hechicera, y ya sin nada que perder, le pidio que extendiese la sequia por las tierras del zar.

Desde ese día, Snegurochka se volvio una doncella triste. Ya no salia a la calle a pasear, ni siquiera cuando Lel, le rogaba que la acompañase. Sentia que habia traido un imenso dolor a la aldea, pues en su corazon, sentia que aquella sequia tenia que ver con lo sucedido con Kupava...y aunque esta mezquina mujer la hubiese apuñalado de tener la ocasion, ella era incapaz de odiar...en cierto modo, se sentia culpable de haber causado la admiracion del mercader..aunque ella nada habia hecho para alentarle ni habia caido en sus halagos.

Mientras tanto, la primavera había regresado, pero era una primavera extraña . El sol se presentaba como una implacable bola de fuego y su calor  se elevó más y más, la nieve se derritió, brotó la hierba con el agua de las nieves, pero en seguida el sol la secaba, los arbustos se volvian secos y quebrdizos y las cosechas murieron de sed, los pájaros y las peqieñas criaturas del bosque empezaron a pasar hambre y necesidad.

 Por el momento, las reservas de grano del Zar evitaron en gran parte la hambruna, pero con todo, esta situacion no duraria mucho, pues tras una primavera sin frutos, llegarian las estaciones frias, y sin cosechas, el invierno seria terrible.

Una mañana, mientras la muchacha estaba encerrada en casa, mirando a traves de la ventana, ensimismada y triste como solia estar, Lel llegó a la  pequeña ventana y llamo con sus nudillos a  Snegurochka y le rogó que se preparase para  salir con él, sólo una vez mas , por un momento. Durante mucho tiempo Snegurochka se negó a escucharle, pero finalmente su corazón no pudo resistir hacer daño a  Lel, y ella se fue con su amado, caminando juntos de la mano hasta el extremo de la aldea.

—Lel, oh mi Lel, toca tu flauta para mí solo una vez mas!—, pidió ella con lagrimas en los ojos. Se abrazo a  Lel, y con un largo beso, se despidio de el, diciendole que tenia que dejarle, que tenia algo muy doloroso que hacer, y que esa era la unica forma de salvar la aldea.

Lel sacó su flauta y llorando   comenzó a tocar la tonada favorita de Snegurochka. Mientras, ella se iba alejando, hasta la entrada del bosque, deseaba mirar por ultima vez a su amado, pero sabia que si volvia la vista atras, ya no tendria valor para hacer lo que tenia que hacer.

Ella escuchó la canción, mientras caminaba despacio hacia el bosque, y las lágrimas rodaron de sus ojos. Entonces, ya entre los arbols secon y casi muertos, descalzo  sus pies y los poso sobre la tierra, y estos se derritieron bajo ella, y ella cayó despacio,  sobre la tierra húmeda, como la estatua de nieve fresca que siempre fue, y de pronto desapareció.

Lel no  vio nada más que una ligera niebla , como una nube blanca que se elevaba donde ella  había caído. Y poco despues de tocar la ultima nota de su triste despedida con la frauta, lo noto... una gota acababa de caer sobre su cabeza, y tras esta, otra...y otra!...estaba lloviendo al fin!.

De esta forma, dicen que la tierra volvio a ser verde, y que los campesinos volvieron a sembrar alegres la tierra, solo el pobre Lel y los ancianos leñadores, continuaron sus tareas con un hondo pesar... sentian la ausencia de la hermosa doncella de nieve... y creo que con ella, todos y cada uno de los habitantes de la aldea.

De Kupava, se dice que anduvo perdida de aqui para alla, cosechando amantes mientras la juventud le permitio gozar del poder de su belleza...pero esta, se marcho rapido... dicen que, envejecio prematuramente, y que en un puñado de años, su rostro se seco como la tierra que ella habia maldecido, y acabo sus dias, anciana y viviendo de la caridad...pues su arrugado rostro ya no despertaba la locura entre los hombres.

De Lel se dice que se construyo una cabaña solitaria en el bosque, y que con el, se fueron a vivir los ancianos leñadores, hasta el fin de sus dias... Algunos dicen, que en las noches de frio invierno, se le veia sonreir, y parecia feliz en medio de la nieve y las heladas... cuando le preguntaban a donde iba arropado con un pesado capote, en medio de la nevada... solo acertaba responder - Voy a reunirme con mi amada Snegurochka!!!, voy a recoger para todos vosotros, la bendicion de la dama blamca!-.
.

.

Gugu , la pequeña hada y el solticio de Invierno.

Publicado por HEATHENPRIDE , domingo, 25 de diciembre de 2016 8:37




En algun lugar magico, perdido entre árboles y brumas, lejos del ojo curioso de los humanos, dicen que existe un mundo donde habitan todas las criaturas magicas.

Dicen tambien que este magico rincon, existe desde muy antiguo y asi, se dice que la magia existe en el desde una epoca muy remota, mucho antes de que los humanos empezasen a contar el tiempo y dejasen su huella sobre la tierra .

Los mas ancianos hablan de un tiempo perdido, cuando el mundo era aún un inmenso jardín salvaje y la tierra era aun muy joven,, por ese entonces, vivían en los montes y bosques unos seres magicos, inquietos y diminutos, se dice que eran pequeños como un pulgar, y de apariencia hermosa, de piel suave y rosada y rostro delicado como una muñeca de porcelana.

Tenían , dependiendo de su naturaleza, caracteristicas diferentes, algunos, acostumbrados a volar entre las flores, tenian en su espalda unas alas muy delicadas y transparentes como las de las libelulas, tan finas que parecian hechas de pura seda. Con ellas se desplazaban rapido, volando de aquí a alla, jugueteando entre las ramas de los arbustos y jugando entre las flores silvestres, mientras transportaban como abejitas a sus refugios los frutos y la miel que les servian de alimentos.

Otras criaturas vivian en los huecos de los arboles, o en cuevas bajo tierra, eran de piernas cortas, pero sorprendentemente veloces, y mucho mas fuertes de lo que sus pequeñas estaturas podrian indicarnos. Otros vivian en los estanques y los rios, y nadaban como pececillos en el agua, rivalizando con las criaturas de los rios.... Asi, no existia un lugar en la creacion, que no escondiese su criatura magica...

Durante la estación calurosa del año , cuando las montañas , los valles y los bosques en que vivían se cubrían en la estacion de bonanza de una alfombra de flores silvestres y las plantas estaban cuajadas de frutos silvestres y los días eran largos y luminosos e intensos ,estos seres diminutos eran especialmente felices, pues la naturaleza les proveia de tdo cuanto pudiesen desear. Era esta estacion de la luz, la época de la alegría y la abundancia, en la que, entre todas las razas magicas, nacían la mayoría de los bebés y también era esta la estacion de los juegos despreocupados y los baños en el riachuelo cercano,, jugueteando con sus primos acuaticos, y las parejas se encontraban en los prados, con gran alboroto de los mas jóvenes que allí se emparejaban... y asi vivian felices las pequeñas criaturas magicas.

Por eso, cuando la estacion calida iba decayendo y poco a poco llegaban las primeras lluvias y el frio y los días se iban acortando, nuestros diminutos amigos comenzaban a sentir, que el tiempo del alboroto se acababa y empezaban a mostrarse un poco tristes y alicaídos.

En la estación fría del año , la vida cambiaba drasticamente para ellos. Como dejaban de percibir el calor del sol en su piel rosada y la luz del dia se escapaba tan pronto entre las ramas desnudas de los arboles, sabían que era el momento de abandonar sus diversiones despreoocupadas y sus juegos y de retirarse a sus refugios para intentar aislarse de las tormentas, y poder soportar las bajas temperaturas y la nieve.

Era una estación de invierno pues, muy larga y solitaria, y entendereis que muy dura para unos seres tan pequeños para quienes lo más placentero era pasar el día al aire libre recibiendo la caricia de los rayos del sol y jugando entre las flores, que en invierno desaparecian casi por completo.

Ya era sobradamente molesto, tener que pasarse las ultimas semanas de bonanza en el tiempo, acumulando sin descanso provisiones para soportar el frio invierno que poco a poco se haria dueño de todo.



Una de las pequeñas haditas que peor llevaba estar encerrada en el Brugh (asi se llaman los refugios de hadas) todo el invierno, era la joven Gugu. Tal vez, este carácter inquieto le viniese dado por su juventud, a decir verdad, Gugu solo contaba con unos cuantos cientos de años, lo que en la cuenta de la edad de un hada, es ser apenas una niña .

Ya sea porque era aun muy jovencita, o porque su forma de ser era más nerviosa que el de todas las demas haditas, lo cierto es que Gugu no podía parar quieta en el refugio, se sentia mortalmente aburrida. Todos los días, a pesar del frío reinante fuera, y de que la nieve lo cubria todo, la joven hada salía envuelta en hojas secas y pelo de las mudas de los animalitos del bosque al exterior, y daba un corto paseo , intentando adueñarse del tibio resplandor del sol de la tarde, mientras en su cabecita, hablaba con la naturaleza madre, con un hilito de voz, le suplicaba al astro rey que en esa ocasión se quedara tan solo un poquito más para que la noche no fuera tan larga y fria y al parecer, el sol la escuchaba.

Y así sucedia lo mismo dia a dia, jornada tras jornada, la joven se asomaba inquieta al bosquecillo con la esperanza de que la luz del dia, la mimase un par de minutos mas que ayer, antes de desaparecer por el horizonte y regresar al Brugh.
Hasta que en uno de estos paseos, sucedió algo que lo cambio todo, una tarde, se dio cuenta de que sus anhelos empezaban a hacerse realidad y que, hechando cuentas, cada dia regresaba un poco mas tarde a casa. ¡El sol había empezado a retrasar su partida para estar mas tiempo a su lado!

La noche ya no sería tan larga y fria a partir de entonces , penso . En ese combate eterno que la pequeña Gugu habia oido contar docenas de veces a los mas ancianos de las hadas, en el largo duelo entre las tinieblas y la luz, parecia que la dama de la Primavera tímidamente comenzaba a ganar la partida al invierno.Y de esta forma , Gugu se puso muy contenta.

Empezó a comportarse de modo mucho mas animado, de repente, le daba por ponerse a cantar y a bailar, olvidándose casi del frío y de la nieve, mientras corría animando a todos de guarida en guarida dando la buena noticia a todos los que como ella deseaban la llegada de la luz y la estacion calida.

Entonces, los mas ancianos la contestaron que eso, no era nada nuevo, que todos los años, llegaba la primavera, tras el frio invierno, pero ella insistia en que, habia mucho por hacer, que habia que prepararlo todo para la llegada de la primavera.

Convencidos por el entusiasmo de la pequeña Gugo estos seres diminutos empezaron a animarse tambien, y reuniendo todo lo que les quedeaba para pasar el invierno, decidieron reunirse todos e hicieron una gran fiesta. El festejo no podria tener mejor motivo ni razon de ser, la luz estaba venciendo!.

Las tinieblas estaban siendo vencidas y poco a poco, pero sin pausas, se retiraban y daban paso al sol que, cada dia se quedaba un poco mas en el cielo antes de dar paso al manto de las estrellas. Para animarle a quedarse aun mas tiempo con ellos, los seres magicos del bosque encendieron fuegos para que el sol viese que le saludaban desde lo alto, por todas partes empezaron a buscar las primeras flores y bortes de los arbustos y los primeros frutos y con ellos adornaron con guirnaldas de acebo y brotes verdes sus moradas. ¡Que la luz llamara a la luz! Gritaban mientras danzaban alegres alrrededor del fuego.

Sacaron de la comunidad lo mejor de sus provisiones y las reunieron para compartir entre todos un rico festín donde nadie era extraño , asi se mezclaron todas las razas de seres magicos y en feliz harmonia, pasaron la noche juntos entre canciones, bromas y bailes. No importaba ya para nada el frío, al calor de las fogatas, la nieve era hermosa esa madrugada.

Los pequeños seres alados estaban tan felices como cuando las flores crecen por el prado y los frutos cuelgan de las ramas en la primavera. Lo estaban tanto de ver llegar a la reunion a sus hermanos de las montañas y el bosque , que, para demostrarse su cariño y la amistad que los unía, a todos, empezaron a hacerse pequeños presentes, regalos muy sencillos que se entregaban unos a otros ilusionados, asi, a orillas del lago, que empezaba a deshelarse, todas las razas magicas se intercambiaban sus regalitos.

Y se hizo costrumbre entre todos, que los primeros destinatarios, como suele suceder desde ese entonces, fueran los niños, auténticos protagonistas de los festejos con sus juegos y sus risas, que hacían que los adultos por unas horas tuvieran su mismo espíritu infantil. Incluso las criaturas de las aguas, empezaban a mostrarse un poco, pese a que a ellas, les resultaba especialmente dificil combatir el hielo... pero por mera diversion, sus amigos de las especies del bosque, empezaron a hacer figuras de nieve y a tallar el hielo y darle formas de maravillosos animales y plantas... y todo ello a la luz del fuego, resultaba muy hermoso.


Así , desde que Gugu iniciase la costumbre entre las haditas, cada año, cuando en la rueda de las estaciones, se cumple una vuelta completa, y el sol inicia su regreso para su anual victoria en el solsticio, a imitacion de todas las criaturas magicas, los seres humanos también celebramos de algún modo nuestra alegría vistiendo de colores alegres, adornando nuestras moradas con luces de colores que iluminen la noche oscura y, a la manera de la pequeña Gugu, nos reunimos con todos nuestros seres queridos y festejamos en medio del invierno el nacimiento de una nueva luz que nos recuerda que tras las tinieblas siempre renace la primavera, y que por duro que se presente el invierno, al final, siempre acaba regresando la luz... y con ella renace la alegria de vivir, mas pura y sincera.

La leyenda de Sven el Miserable: Un cuento sobre la virtud de compartir en Yule.

Publicado por HEATHENPRIDE , domingo, 18 de diciembre de 2016 7:39

Se acerca Yule... unas fechas magicas donde las gentes comparten los bienes de la tierra y todo extranjero es bien recibido en los hogares, en estas fechas, la hospitalidad es una bendicion y ricos y pobres comparten su hogar y su cena con todo aquel que viaja por los frios caminos del norte.

Al menos, asi era antes, y como casi todas las historias que suelo contar, esta sucedió hace mucho, mucho tiempo en las tierras del helado norte, donde vivia un hombre conocido como Sven el Miserable.

Ya se que no es un nombre bonito, pero creedme, pequeños, la gente del norte no suele adjudicar apodos desagradables a nadie, a no ser que este alguien se lo haya ganado a pulso, y podeis estar seguros de que Sven se merecia sin ninguna duda tal apodo.

Era un hombre pendenciero, jugador empedernido, y bebedor . No es que jugase mal, es que , en cuanto las cosas empezaban a irle medianamente bien , se volvia un engreido, y empezaba a beber como un poseso durante el juego, de este modo, en poco tiempo perdia la concentracion por efecto del alcohol y siempre acababa perdiendo grandes sumas de dinero.

Asi, tenemos a Sven vagando por los caminos en una tarde fria, sus pies se hunden en la nieve fresca, esta cansado, no tiene una misera moneda en los bolsillos y esta hambriento, asi que , como puede avanza por el estrecho camino a lo largo del bosque, rumbo a la aldea mas cercana, donde quiza, dadas las fechas que se aproximan, pueda encontrar un cobijo para pasar la noche.

Fue entonces cuando lo vio, una figura acurrucada al lado de un arbol en el borde del camino... al principio penso que era un caminante que , como el, hacia camino hacia la aldea, pero no tardo en darse cuenta que aquel desdichado hacia muchos dias que habia dejado de caminar. Podria tratarse de un hombre enfermo, o quiza de algun caminante que fatigado por el camino, se sento a descansar apoyado en el arbol, y tuvo la desgracia de quedarse dormido... luego el intenso frio hizo el resto.

Penso que aquel pobre hombre ya no necesitaba su capote, asi que antes de enterrarle como pudo en la nieve fria, le registro de arriba a abajo, pero aparte del capote, nada encontro que mereciese la pena.

Cuando iba a continuar su camino, con muy oscuros pensamientos sobre la clase de suerte que le esperaba si la cercana tormenta de nieve que se adivinaba en los cielos le sorprendia en el bosque antes de llegar a un lugar seguro, vio no lejos de alli un zurron de cuero oscuro, y se acerco a rebuscar en su contenido.

Hubiese agradecido que contuviese cualquier clase de alimento, que le permitiese tomar un bocado para reponer fuerzas, pero lo unico que encontro dentro fue una vieja bolsa de tela, y lo que encontro dentro de ella le dejo con la boca abierta.

Plata... una considerable cantidad de plata picada, que hacia que aquel brillante metal en sus manos le hicese esbozar una sonrisa... penso que sin duda aquellas riquezas pertenecian al desdichado que acababa de enterrar en la nieve, y siendo Sven tal y como era, no quiso ni preguntarse de donde habia salido tal fortuna en un hombre de apariencia tan miserable como la suya, si cabe, todabia mas.


Ahora aquella plata era toda suya!.... se metio unas cuantas pequeñas piezas de plata picada en su propia bolsa vacia.... y el resto lo dejo estar en en zurron que cargo consigo, y asi, a marchas forzadas por miedo a la tormenta, siguio avanzando por el sendero del bosque, hasta que agradecio a los dioses el divisar una luz a lo lejos.

Sin duda, eran las luces del atardecer en una aldea cercana, o quiza una granja solitaria... en todo caso, era un refugio para la noche, asi, que Sven el Miserable penso que ese era sin duda su dia, y que la suerte la tenia de cara.

Antes de acercarse a lo que se adivinaba como una pequeña y solitaria granja, penso en que, no tenia necesidad de presentarse alli con su zurron cargado de plata... no sabia que clase de gente le esperaba alli, asi que, como se suele decir “cree el ladron que todos son de su condicion”, Sven se volvio desconfiado, se aproximo a una piedra grande, una larga losa de piedra que marcaba los lindes del camino, y señalaba la proximidad de una aldea.

Sven no sabia leer las runas grabadas en la piedra, en realidad, en esos tiempos pocos sabrian leerlas, pero aquella roca grabada al lado del camino, le indicaba que cerca habia sin duda un señor poderoso que la habia mandado levantar. Sven sabia que ningun campesino se atreveria a cavar al lado de aquella roca por respeto al gran señor que la habia mandado levantar, pero el era astuto, asi que hizo un agujero en la nieve al pie de la gran roca, y alli escondio el zurron con la plata... asi, en cuanto pasase la tormenta, podria regresar a por ella... y empezar una nueva vida de señor... A partir de ahora, ya nadie se atreveria a llamarle nunca mas Miserable.

Una vez acabo de enterrar su tesoro, y con las manos medio heladas, por el frio de la nieve en la que habia estado cavando, continuo camino hasta la granja, y medio desfallecido, llego ante la puerta de lo que parecia ser una granja de gente extremadamente pobre.

En la puerta aparecio una niña pequeña, que le permitio entrar antes de que Sven casi cayese al suelo, desfallecido por el hambre y el frio...

Cuando recupero el conocimiento, se encontro sentado en una silla muy rustica, cerca de una pobre fogata, y ante el, estaban un hombre y una mujer y la niña que le habia abierto la puerta.

Eran gente muy pobre, apenas tenian mas que la ropa que vestian y unas muy excasas posesiones que eran el poco mobiliario de la casa. Con todo, y excusandose por lo pobre que iba a ser el alimento que le podrian ofrecer, el ama de la casa, le entrego un plato de sopa, si es que, aquella comida tan pobre podia llamarse asi...

Era apenas un pobre caldo caliente donde flotaban unas cuantas legumbres excasas y eso era todo...acompañado de un pedazo de pan de avena, tan duro y seco, que tendria que remojarlo varias veces en la sopa caliente para poder tragarlo.

Sven miro a su alrrededor, la mujer agacho la cabeza avergonzada, mientras el campesino sin decir nada, abrazaba a su hija negando con la cabeza, como diciendo “nada mas podemos ofrecer forastero”.

Sven tomo una cucharada de aquella sopa caliente...y torcio la cara con desagrado, escupiendo de mala gana lo que acababa de tragar... En otro momento, sin duda se la hubiese tragado toda, hasta la ultima gota, incluso hubiese rebañado el plato con el pan humedo... pero como dicen los antiguos dichos “la avacia es hermana de la sobervia”.

Sven penso, “ahora soy un hombre rico...¿porque tengo que conformarme con esta bazofia incomible?... tengo en el bolsillo plata para pagarme un buen alimento...pero estos muertos de hambre no tienen nada que merezca la pena …. nada de comida que merezca pagar por ella”.

Asi que, se levanto altivo y recogio el manto y se lo puso...pese a que el campesino le rogo que se quedase...que se avecinaba la tormenta.

Sven tuvo muy malas palabras para la pareja de campesinos, incluso hizo llorar a la pequeña, y tras dar un portazo, salio fuera de la cabaña y se hecho al camino gruñendo y maldiciendo por lo bajo... “ hoy es mi ultimo dia de miserias!”.

Los campesinos le vieron alejarse, y nada que pudieran hacer por detenerle, valio de mucho, aquel forastero tan mal encarado, desaparecio en el camino, y con el, tras sus huellas, aparecio la tormenta.

Pero Sven no la vio llegar, caminaba contento y a grandes zancadas por el camino, rumbo a la que el creia que seria , la cercana aldea... pero a veces, los calculos no son tan seguros como uno cree, y los inviernos del norte, cuando Skadi, la señora del invierno reclama su reino en los bosques, no son nunca una fiesta...


Asi, la excasa media hora de camino de paseo que seria hasta agradable un dia cualquiera que separaba la aldea de la granja de los campesinos pobres que acababa de abandonar, se comvirtio en un infierno de frio y nieve, y aunque veia las luces de la aldea a cierta distancia, lo cierto es que, la tormenta le sorprendio de lleno... y poco a poco comenzaron a fallarle las fuerzas.

Primero fueron unos cuantos copos de nieve , que Sven recibio refunfuñando, tapandose con el capote la cabeza, poco despues, un frio gelido y continuado, y una ventisca de nieve que apenas le dejaba ver delante de si, mas de unos metros en la senda.

Despues el camino se hizo eterno, la nieve era cada vez mas espesa y blanda, y cada paso suponia enterrarse hasta las rodillas, o caer y tener que incorporarse maldiciendo,en medio de aquel mar de nieve blanca , y lo peor de aquel castigo de Skadi a la sobervia de Sven, es que veia realmente cerca, las luces de la aldea.

Sin embargo, acabo rendido , desplomandose sin fuerzas en el camino, incapaz de volver a levantarse, mientras la nieve empezaba a cubrirle por encima de sus ropas, y intentando extender la mano hacia la luz lejana, como si aun pudiese alcanzar de alguna forma la aldea.

Entonces se dio cuenta Sven de su error...ahora daria toda la plata del mundo por una cucharada de aquella sopa caliente, y le pareceria estar en un palacio al calor de la pequeña hoguera en la vieja cabaña de los campesinos, incluso sonreiria feliz a la pequeña que le tendia el pan duro como una piedra, que le pareceria el mejor de los manjares... por el que daria ahora toda la plata que poseia...si pudiera!.

Cuando desperto, se encontro tendido en un camastro, rodeado de gentes que le miraban con caras preocupadas... sin duda, de alguna forma, habia llegado a la aldea, aunque no podia recordar el como ni de que manera.

  • Gracias has de dar a los dioses forastero!- Dijo una mujer acercando a sus labios un tazon de leche caliente con miel.

  • Y los dioses hicieron sin duda que me retrasase en mi camino repartiendo toneles!- Dijo una voz de hombre mas grave mientras se acercaba a observar como Sven lentamente abria los ojos y observaba todo a su derredor... como si aun le costase creer que de alguna forma, se habia producido un milagro y habia escapado a una muerte cierta.

Comio y bebio de todo lo que le ofrecieron todos los que le rodeaban, y tras oir como un tonelero le habia cargado en su carreta tras encontrarle a poca distancia de la aldea , agradecido y como uno mas, se unio al jolgorio de las celebraciones del Yule, como uno mas en la fiesta.

Incluso, cuando se le paso el susto, acepto de buena gana un cuerno de hidromiel, y bebio y empezo a escuchar las historias de las buenas gentes, que mientras cenaban , hacian planes para continuar con sus vidas, tras la tormenta de nieve de aquella noche, y tras los dias de fiesta.

Sven escucho de la necesidad de reparar el puente que cruza el rio hacia el sur, y de que habia que techar de nuevo y reparar las vigas del viejo salon comunal, incluso de la necesidad de reparar tambien el molino de agua que usaban todos en comun para la molienda del grano... pero aunque todos brindaban y decian “los dioses nos ayudaran”, la verdad es que entre tanta sonrisa, Sven adivinaba a unas gentes muy sencillas y trabajadoras, con unos problemas muy dificiles de arreglar que hacian de sobrevivir a aquel duro invierno, una apuesta muy seria.

Quiza agradecido por haber salvado la vida, Sven empezo a prometer que el se haria cargo de costear las reparaciones, y como si se tratase de un elfo o un hada, iba por la sala prometiendo cumplir deseos a todos, aunque nadie se lo tomase muy en serio, sin duda, habia bebido demasiada cerveza.

Y asi, tan de repente como aparecio, tras una dura noche, desaparecio la tormenta, y Sven salio con los campesinos a reparar los estragos de la nieve por toda la aldea. Trabajo agradecido a todos, como uno mas, y no falto quien medio en broma, le recordase todas las promesas que habia hecho como si se tratase de un emviado de los dioses, a todos aunque nadie esperaba que fuesen cosa seria.

Pero Sven sonreia para sus adentros, y dejo pasar unos dias, trabajando duro en reparar en la aldea, los estragos de la tormenta... al cabo de esos dias, la nieve empezo a menguar en espesor...y una buena mañana Sven desaparecio de la aldea... Todos pensaron que habia seguido su camino, pero la verdad es que Sven tenia otras ideas.

Con la plata que portaba encima, compro a un granjero un caballo, y con el, se dirigio a la gran roca tallada de runas, para desenterrar su tesoro, y con el , en su zurron, cabalgo hacia la gran ciudad donde se habia arruinado jugando... alli sabia donde gastarse la plata … pero esta vez no seria jugando... esta vez, no se dejaria guiar ni por la avaricia ni por la pereza.

En la gran noche del fin de Yule, se presento en la cabaña de los campesinos, tras de si, venian en larga hilera, una columna de carretas... llenas de materiales y de alimentos... de esta forma, Sven se disculpaba con los campesinos por su comportamiento tan ruin y por despreciar la hospitalidad que tan generosamente se le habia ofrecido la noche de la tormenta.

Se dice que, habiendo comida y materiales para el trabajo, no faltaron manos dispuestas para las tareas, y asi , uno a uno, fueron haciendose todos los trabajos necesarios para mejorar la vida a todos los habitantes de la aldea.

De Sven dicen que se quedo tan pobre como antes de empezar esta historia, pero ahora habia encontrado una riqueza mucho mayor que la plata o el oro...Ahora le llamaban El Generoso Sven, y tenia abiertas en todas las casas de la aldea todas las puertas, nunca le volvieron a faltar ni el afecto de una sonrisa amiga, ni un plato de sopa fresca...


Y es que como dicen en el norte “Una sonrisa amable vale plata... y una mano tendida abre todas las puertas”.